MENÚ DEL BLOG

Traductor

domingo, 13 de noviembre de 2011

El libro del cementerio



EL LIBRO DEL CEMENTERIO
AUTOR: NEIL GAIMAN
EDITORIAL: ROCA
AÑO: 2009
NO. DE PÁG: 293

SINOPSIS.
Escuchad esta trágica historia: una familia que duerme, un asesino sin compasión y una criatura aventurera, un huérfano que escapa de la muerte. ¿O no?
El pequeño escapa del peligro y consigue gatear hasta lo más alto de la colina. Detrás de la valla que se encuentra, existe un lugar oscuro y tranquilo, un cementerio lleno de una vida especial. El niño es recibido allí donde los muertos no duermen y todos los que allí habitan deciden brindarle su protección, porque fuera, tras la valla que separa a la ciudad de sus fantasmas, el asesino vil espera pacientemente.
El niño sin padres, sin lugar en el mundo, sin nombre, será acogido por los espíritus amables, que hacen un pacto para protegerlo. Lo llamarán Nadie, porque no se parece a nadie más que a sí mismo. Será Nad para sus “padres”, Nad para sus compañeros de juegos, niños que nunca más crecerán, Nad para su mentor. Y Nadie para el hombre que lo busca para matarlo. 
«El libro del cementerio es infinitamente imaginativo, narrado con maestría y como Nad mismo, demasiado inteligente para pertenecer a un solo público: este libro es para todos. Te encantará a morir.» Holly Black, co-creadora de Las crónicas de Spiderwick.

OPINIÓN PERSONAL.
(Sin Spoilers)

Buenas tardes bloggeros, el día de hoy les traigo la reseña de este libro del escritor inglés Neil Gaiman, conocido autor de historietas y escritor de fantasía, entre cuyas obras se cuentan Coraline y Stardust, ambas adaptadas al cine. “El libro del cementerio” ha sido ganador de la Medalla Newberry a la mejor novela juvenil estadounidense, Premio Hugo a la mejor novela, Premio Locus a la mejor novela para jóvenes adultos, todos ellos en el año 2009.

La historia se enfoca en un niño huérfano que tras el asesinato de su familia se refugia en el cementerio que se ubica cerca de su casa, y es allí donde los habitantes nada singulares de ese lugar deciden protegerlo y darle cobijo, pues más allá de las puertas del cementerio lo espera con paciencia un asesino vil, dispuesto a todo para encontrarlo y dar fin a lo empezado con su familia.

“El niño salió de la casa con paso vacilante, mientras la niebla se le enroscaba alrededor, recibiéndolo como se recibe a un amigo después de muchos años sin verlo. Al principio echó a andar con inseguridad, pero poco a poco se afianzó y, aunque bamboleándose, caminó más deprisa colina arriba.”

Bajo este argumento Neil Gaiman nos transporta a un mundo de fantasía que me ha encantado, un lugar lleno de magia y personajes inolvidables con los que me he pasado un par de tardes leyendo ávida y placenteramente.

“Y cuando ya parecía que todos los habitantes del cementerio iban a lanzarse a sacarle semejanzas al niño con parientes, vecinos o conocidos que llevaban siglos condenados al olvido, la señora Owens decidió zanjar la cuestión.
―Este niño no se parece a nadie ―afirmó―. Nadie tiene una carita tan preciosa como la de mi bebé.
―Pues lo llamaremos Nadie ―dijo Silas―. Nadie Owens.”

Nadie Owens es un niño encantador cuyos padres adoptivos son nada más y nada menos que un par de fantasmas que residen en el cementerio, y es así como este lugar termina convirtiéndose en su hogar, en su patio de juego, en el centro de sus aventuras; un lugar en el que encuentra cariño, apoyo, amistad y consejos, y cuyos habitantes se vuelven su única familia.

¿Se imaginan poder desaparecer a voluntad, volverse invisibles con sólo pensarlo, cruzar puertas sin necesidad de abrirlas, sólo por el hecho de ser un miembro honorífico de un cementerio? ¿Tener como amiga a una bruja, que tus profesores de historia te enseñen todo tal y como sucedió simplemente porque lo vivieron?, suena bastante bien, ¿no creen?

El personaje que más me ha gustado y al cual le he tomado más cariño ha sido Silas, un personaje excepcional, tutor de Nad y que es el encargado principal de educarlo, de enseñarle todo lo que debe saber tanto del mundo de los muertos, como el de los vivos, toda vez que eventualmente habrá de abandonar el primero para adentrarse a aquél al que realmente pertenece. Un apoyo, el mejor de los consejeros, pero sobre todo el mejor de los amigos, es lo que Nad encuentra en Silas, en definitiva un tutor que yo quisiera tener.

Una historia muy bien contada, el libro es bastante sencillo de leer, y es fácil perderse en el mundo que describe Neil Gaiman, en el cual encontraremos toda clase de criaturas, tanto buenas como malas, y pasaremos junto con Nad situaciones peligrosas, terroríficas e inclusive enternecedoras.

“Pero entre el presente y el futuro estaba la vida; y Nad caminó a su encuentro con los ojos y el corazón abiertos de par en par.”

La editorial Roca, lo ha catalogado dentro de la categoría junior, pero a mi parecer es un libro para todas las edades, yo en lo personal me he divertido mucho leyéndolo, y es por eso que recomiendo su lectura.

Me despido blogueros. ¡¡¡Saludos!!!

1 comentario:

  1. Del autor leí Coraline y Stardust digitalmente hace ya algunos años. Este me atrae, pero creo que es hora de que me haga con un libro físico de él. Y bueno, si además crees que es para todas las edades, yo apuntadísima!
    Besos!

    ResponderEliminar

Gracias por comentar.